top of page

El Cuadro de Mando Integral como herramienta para el control estratégico.


El control estratégico  es la etapa que permite verificar la implementación de la planeación estratégica y evaluar el estado en el que se encuentra la Organización con respecto a la meta definida, para ello se apoya en el monitoreo de un conjunto de indicadores estratégicos que poseen sus respectivos criterios de medida, lo cual permite ratificar la salud de la estrategia aprobada, tomar acciones tanto correctivas como preventivas, incluso cambiar aspectos de la planificación en caso requerido, demostrando así el carácter dialéctico de la dirección estratégica.

Para materializar la etapa de control estratégico, una de las herramientas más utilizadas es el Cuadro de Mando Integral (CMI), que permite evaluar el cumplimiento de la estrategia de la empresa a través de indicadores claves definidos en el ejercicio estratégico. Sus creadores fueron los investigadores David Norton y Robert Kaplan que lo presentaron en el año 1992 y se estructura a través de cuatro perspectivas: financiera, clientes, procesos internos, aprendizaje y crecimiento. 

En esta herramienta se utiliza la colorimetría  de un semáforo para expresar el estado de cada indicador donde el verde es satisfactorio, rojo es regular y el amarillo es mal y requiere que todos los miembros de la empresa que son responsables de procesar información vinculada a los indicadores, la mantengan actualizada y la entreguen para que pueda ser  visualizada por todos, de lo que se infiere la necesidad de una disciplina férrea en este sentido, que pone a prueba la voluntad y la verdadera comprensión de la línea estratégica planteada.  

Resulta importante enfatizar que, aunque se reconozca la importancia de la utilización de la herramienta (CMI), tanto por su empleo y resultados en empresas exitosas sobre todo internacionalmente, poco podrá avanzarse hasta que no se interiorice el papel del liderazgo estratégico y se le contraponga a lo que muchos estudiosos llaman el liderazgo “pirómano” y se establezca además una planificación estratégica basada en un diagnóstico certero.  Así como cambiante es la estrategia obligada por los cambios del entorno el instrumento que permite su control también debe serlo, en este sentido en nuestra experiencia se han explotado las posibilidades del Excel como un soporte flexible que permite introducir los cambios necesarios en el momento adecuado para acomodar la estrategia.

58 visualizaciones0 comentarios

Comments


bottom of page